I Love This Game

Cuántas veces habré leído comentarios en redes sociales o escuchado gente en la calle decir frases como: “Nada como la época de Magic y Bird”, “La NBA ha decaído mucho” o “Ya el basket no es como antes”. Millones de veces!

Dicen por ahí que “Las comparaciones son odiosas”. Creo que si hay un lugar en el cual esta expresión no encaja, es en el mundo de los deportes. Aquí son prácticamente necesarias. La confrontación no se da tan sólo en las canchas, sino que también fuera de ellas. Se discute constantemente sobre temas como quién es el jugador más valioso, cuál es el mejor equipo? Preguntas como éstas generalmente se pueden responder basándose en datos concretos, como lo son las estadísticas o en el resultado de un enfrentamiento directo. Pero cuando se comparan elementos o sujetos de eras diferentes, sólo podemos hacer suposiciones. Todos sabemos que Shaq y Wilt Chamberlain nunca podrán encararse! Precisamente el hecho de saber que ese choque nunca se dará, es lo que resulta intrigante. Quién ganaría aquel duelo? O en un juego de H-O-R-S-E entre Larry Bird, Dirk Nowitzky y Reggie Miller? Sólo Dios sabe. Lo mismo ocurre con el planteamiento inicial de este artículo: la NBA de antes era mejor que de hoy?

No hay una respuesta definitiva a esta pregunta. Pero puedo al menos dar una opinión en base a lo que mis ojos han visto como fiel seguidor de esta liga desde 1990. A lo largo de estos 24 años como fanático del mejor baloncesto del planeta, he tenido el privilegio de presenciar acontecimientos muy importantes.

Entre ellos, la mejor parte de la carrera del más grande de todos los tiempos, Michael Jordan. Me tocó verlo ganar sus primeros tres anillos, retirarse temporalmente en busca de cumplir el sueño de su padre de verlo jugar béisbol profesional, regresar a la cima de este deporte ganando tres títulos más y retirarse de nuevo para luego volver y quemar sus últimos cartuchos jugando para una franquicia de la cual fue dueño minoritario en algún momento.

Al igual que muchos de mi generación, vi la carrera completa de Shaquille O'neal, desde su arrollador inicio en Orlando y sus días de gloria en Los Ángeles, hasta sus últimos años en los que se la pasó saltando de un equipo a otro. También la de Kobe, Duncan, Nash, Iverson, Garnett, Pierce, Nowitzky y muchos otros futuros miembros del Salón de la Fama.

Por otro lado también sufrí un par de paros laborales, el repentino retiro de Magic cuando contrajo VIH, la muerte de Reggie Lewis, las múltiples lesiones de Grant Hill (uno de mis jugadores favoritos), la pelea campal en el Palace de Aurburn Hills en el 2004, el escándalo de apuestas del árbitro Tim Donaghy y 'The Decision' de Lebron James, todos episodios lamentables para la NBA.

Analizando cómo ha evolucionado el juego en estas dos décadas y media, podríamos concluir que hay cosas que han cambiado muchísimo y otras que se han mantenido igual. La liga fue, es y será una liga de estrellas. Eso si, la capacidad atlética y habilidad física de los jugadores ha mejorado mucho. Antes eran de contextura mucho más delgada al lado de la física musculosa de los de hoy. El biotipo de los atletas de nuestros días es muy superior, es algo innegable. Desde el punto de vista de skills, hemos visto también variaciones importantes: Antes el jugador era más unidimensional. Ahora tenemos armadores que atacan la canasta y rebotean como aleros; centros y delanteros que tiran de afuera, driblean y pasan el balón.

El nivel de competencia de ahora me parece que es más alto. No solo por los motivos mencionados anteriormente sobre las características de los jugadores, sino también por los avances que hemos visto en la parte técnica. Sobre todo en lo que tiene que ver con scouting y lo analítico. Estos factores ayudan a los jugadores a conocer mejor sus oponentes, a través del estudio de videos y reportes especializados sobre el contrario, cosa que antes se hacía de una manera muy rudimentaria.

Es cierto, los jugadores cada vez saltan más alto y se preparan mejor, pero el aro sigue estando a la misma altura y la pelota es del mismo tamaño. Sin embargo ha habido muchas variaciones en la manera en que se juega. En los 80's estuvo en su apogeo el 'Showtime' de Los Ángeles, ése basquetbol vistoso en el que se anotaba muchos puntos y se jugaba con estilo. Pero a finales de esa década y principios de los 90’s el juego se volvió tan físico que parecía un deporte de 'Full Contact'. Se le dió mucha libertad en el uso de las manos al jugador defensivo y esto afectó un poco la fluidez del juego y le quitó algo de vistosidad. Fue entonces cuando David Stern y su combo toman la decisión de cambiar las reglas, eliminando el famoso 'Hand Check' para buscar así un mejor ritmo ofensivo en los partidos.

En la NBA de hoy es difícil poder establecer un patrón de cómo se juega. Muchos equipos juegan al 'Run and Gun', otros prefieren el juego de 'Half Court', Miami ganó dos títulos a base del 'Hero Ball' pero si algo nos enseñó San Antonio en las últimas finales, es que el más eficiente estilo de todos es el juego en equipo, basado en el puro fundamento.

Si nos enfocamos en jugadores específicos, hay algunos que nunca dejarán de ser tema de conversación. El más claro ejemplo es la eterna y obsesiva búsqueda del próximo Jordan. Cada vez que llega algún jugador a la liga que juega bien la posición 2 y presenta habilidades parecidas a las suyas las comparaciones salen a flote. En este caso creo que sí pudiéramos considerar esta comparación como odiosa y hasta injusta, porque nadie lo podrá igualar. Vimos pasar por esto, entre otros a Jerry Stackhouse, Vince Carter, Grant Hill, Kobe Bryant y hasta Lebron James. De veras hace falta? De todos los mencionados anteriormente el único que se le ha acercado ha sido KB, quien se encuentra a menos de 600 puntos de empatarlo en la lista de mayores anotadores de todos los tiempos. También le falta un anillo más para igualar a Jordan, pero ese logro si va a estar más difícil de conseguir, debido al estado actual del roster de los Lakers.

El asunto es que pase lo que pase, siempre habrá gente diciendo que lo de antes es mejor que lo de ahora. Y es perfectamente entendible! La nostalgia es un sentimiento que todos experimentamos en algún momento de nuestras vidas. Pero cuando afecta la objetividad de nuestras opiniones, se convierte en un problema.

Es por esto que cuando escucho a alguien diciendo que la NBA de ahora no sirve, simplemente lo dejo hablar. Si el argumento viene de alguien que no sabe lo que habla y que sólo tiene ganas de discutir por amor al arte, lo dejó hablar. Miro para otro lado y sigo mi camino.

Por el contrario, si la comparación es planteada por alguien con algo de base y argumentos concretos, es ahí cuando busco entablar una conversación ya que es un tema muy interesante. Como para debatir por horas.

Mi opinión sobre cuál ha sido la mejor época? Dividida. Siempre recordaré la dinastía de los Bulls, las batallas a muerte entre New York e Indiana (o Miami), la Era de los 'Big Men': O'neal, Ewing, Olajuwon, Robinson, Mourning, Mutombo. Pero el basket de hoy también esta lleno de figuras, de rivalidades y de historias interesantes.

No habrán tantos pivots dominantes, pero la abundancia de point guards de calidad que existen hoy, no tiene precedentes: Paul, Parker, Westbrook, Rose, Lillard, Irving, Rondo, Williams, etc. Como no emocionarse con tanto talento en la liga? Con el crecimiento de Kevin Durant? Con ver el surgimiento de Anthony Davis? Con los jugadores del Draft del 2014? Con la oportunidad de ver el final de la carrera de 'Black Mamba'?

Es cierto: No habrá otro Jordan. No habrá otro Magic ni otro Bird. Y aceptarlo puede producir algo de nostalgia. Pero pienso que lo tenemos que hacer como fanáticos es valorar que pudimos ver a estas grandes leyendas jugar, pero al mismo tiempo aprovechar la oportunidad de ver jugar a sus sucesores, las futuras leyendas que juegan hoy, sin estar enfocándonos tanto en compararlos con los de ayer. Al menos así lo veo yo.

\