Connect with us

Futbol Internacional

El amor por la Celeste llega hasta la Antártida

Base Científica Antártica Artigas (Isla Rey Jorge), 20 ene (EFE).- Cerca de la medianoche el cielo sigue casi tan despejado como al mediodía, los rayos de sol se reflejan en el hielo, alguna ballena se pasea tranquila por el agua y los pingüinos caminan por la orilla de la costa.

El paisaje es único y cualquiera podría contemplarlo por largas horas sin aburrirse; sin embargo, las personas que conviven en la Base Científica Antártica Artigas (BCAA) tienen los ojos puestos en la televisión, porque como dice el cantante uruguayo Jaime Roos en una de sus más populares canciones: "Cuando juega Uruguay corren tres millones". Y la Antártida no es la excepción.

ASADO, MATE Y FÚTBOL

Tras una semana de trabajo intenso para el equipo del Instituto Antártico Uruguayo (IAU) y los científicos allí desplazados para desarrollar diversos experimentos, el domingo es el día de descanso para buena parte de quienes se encuentran en una de las dos bases que Uruguay tiene en el continente blanco.

Este domingo debutaba la selección de Uruguay en el Torneo Preolímpico de Colombia. No es un Mundial, no es una Copa América y ni siquiera es un amistoso de la absoluta, pero eso no importa, porque cuando juega la Celeste todos están para acompañar.

La jornada comenzó con el fuego prendido en la parrilla para un tradicional asado uruguayo. Mientras los comensales esperaban por la carne, las charlas, la música y el mate, la bebida típica del país sudamericano, no faltaron a la ocasión aunque Montevideo estuviera a unos 3.000 kilómetros.

Durante el almuerzo, la base recibió la visita de un grupo de chilenos encabezados por el jefe de la capitanía de puertos de la Bahía de Fildes y de unos investigadores alemanes que se hospedan en la base Bellinghausen rusa, que quedan a unos 4 kilómetros de la uruguaya por un camino en el que destacan las marcadas subidas y bajadas.

Pero por la noche todas las miradas estaban puestas en una enorme televisión en la que podía verse el duelo entre Uruguay y Paraguay, el primer paso hacia la clasificación a Tokio 2020.

TRIUNFO Y FESTEJO

En el comedor, unas 30 personas miraban hacia la televisión y esperaban que el equipo de Gustavo Ferreyra iniciase con una victoria su camino hacia los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, la primera parte del juego no dejó nada conforme a algunos de los fanáticos, quienes solo se entusiasmaron cuando Diego Rossi estuvo cerca de convertir con un golpe de cabeza.

Para el segundo tiempo, junto con la salida de los jugadores al campo de juego, salieron desde la cocina platos con carne, papas fritas, queso y aceitunas para acompañar el encuentro.

Enseguida, una gran jugada de Juan Ignacio Ramírez puso a todos en alerta y el rebote capturado por Diego Rossi hizo que los hinchas pudieran gritar el primer gol uruguayo en el torneo.

Desde allí y hasta el final, los integrantes de la base, algunos de ellos con prendas identificadas con la Celeste, como una camiseta de Luis Suárez, siguieron el duelo con más tranquilidad y conversaron de distintos temas, como los trabajos que hay que llevar adelante este lunes.

El final del encuentro marcado por el árbitro arrancó algunos aplausos, gritos y silbidos, y es que pese a no jugar bien Uruguay logró sus primeros tres puntos del torneo y le dio una alegría a quienes, por medio del fútbol, encontraron la cercanía con su tierra.

Más tarde, algunos se alejaron a jugar al billar, otros optaron por los naipes y un pequeño grupo comenzó a mirar una película.

Este lunes comienza una nueva semana laboral para todos, incluidos los dos periodistas que Efe tiene desplazados allá tras ganar una convocatoria del IAU para difundir la Misión 2020, y en la BCAA hay mucho trabajo por hacer.

Quienes comienzan desde temprano las tareas lo hacen con alegría: ganó Uruguay.

Santiago Carbone

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS