Connect with us

Futbol Internacional

Jill Ellis: "Es muy divertido jugar contra España"

Madrid, 6 feb (EFE).- El 2019 fue un año magnífico para la selección estadounidense de fútbol femenino con la conquista de la Copa del Mundo de Francia, segunda consecutiva y cuarta de su palmarés, como momento estelar.

Los reconocimientos por lo conseguido se han traslado al 2020, donde el grupo y una de sus jugadoras de referencia como es Megan Rapinoe han sido nominados a 'Mejor Equipo del Año' y 'Mejor Deportista Femenina del Año', respectivamente, en la vigésima edición de los Premios Laureus que se celebrarán en Berlín el 17 de febrero.

Una de las máximas responsables de esta etapa gloriosa del combinado norteamericano ha sido su entrenadora Jill Ellis, quien en busca de un nuevo enfoque ha decidido abandonar el puesto en lo alto tras cinco años y medio después de ser la única, junto a Vittorio Pozzo (1934 y 1938), en ganar dos Mundiales seguidos.

De la mano de estos prestigiosos galardones, la británica realizó una entrevista en simultáneo con grandes medios de distintos países en la que estuvo presente EFE y habló, entre otros aspectos, de lo que supone formar parte de la sobresaliente lista de candidatos.

"Es un premio muy icónico por lo que representa. Siempre digo que se te mide en función de con quién te comparan y viendo el resto de nominados y quiénes lo han recibido, está claro que es un premio muy prestigioso. Tiene dos propósitos en la medida en que el premio mide no solo la situación deportiva actual sino también las ramificaciones de tu impacto en el deporte. Nos sentimos muy honradas de esta candidatura", explica.

Solo Ellis y las jugadoras saben realmente lo complicado que ha sido forjar su leyenda, anteponiendo el colectivo a las individualidades: "Forma parte de los equipos icónicos tener grandes personalidades y debes conseguir que todo el mundo lo asuma y cumpla con su rol".

"En cuestión de equipo y del profesionalismo, sabíamos muy bien qué hacer y por qué estábamos allí. Estas jugadoras son increíblemente profesionales. Como en cualquier trabajo directivo, sea en los negocios o en el deporte, tienes que lidiar con personalidades", explica.

Una de esas mujeres con un carisma especial es Megan Rapinoe: "Trasciende su deporte por las cualidades físicas y técnicas que tiene. Es una jugadora tremenda, dinámica y en el vestuario absorbe en cierta manera el estrés".

"Por muy grande que sea el reto no supera a Megan, la estimula. Creo que es alguien que cuando afronta la presión de los momentos importantes, se entrega. Es una cualidad que ella tiene como persona y creo que las jugadoras jóvenes se alimentan de ello", añade.

En el grupo destaca también Alex Morgan, quien se ha decidido a dar el complejo paso de ser madre en mitad de su carrera deportiva, tratando de ajustar los tiempos para estar en Tokio 2020: "No sé si estará lista. Creo que lo va a intentar pero hay cosas más importantes que el fútbol a veces y estoy seguro de que la salud de un bebé y cuidar de una hija van a ser las prioridades de Alex. También tratar de ayudar a su equipo a ganar otra medalla de oro".

Son difíciles equilibrios que afectan al deporte femenino en particular y a las mujeres en general. Pero hay más obstáculos: "Tradicionalmente hemos tenido que demostrar algo antes de ganarnos el respeto. A los hombres se les concede una especie de beneficio de la duda a la hora de trabajar y las mujeres tienen que aterrizar en la cima de la montaña. Creo que va en función del modo en el que hemos sido socializados y es algo que queremos cambiar".

"En el deporte, muchas veces, un hombre es despedido de un trabajo y a las dos semanas encuentra otro. Cuando una mujer es despedida, pasa a ser una paria durante un tiempo. Es muy diferente y espero que con el tiempo podamos cambiarlo", completa.

Ella no ha sido cesada de su cargo, sino que ha decidido renunciar a él por voluntad propia: "Creo que en el fútbol de selecciones cinco años y medio es mucho tiempo. No creo que estos sean trabajos de estar sentado en un mismo sitio durante diez años".

"Considero que es importante tener una persona diferente en el cargo de vez en cuando. Es diferente con los clubes. Salen a comprar jugadores y están muy modelados en torno a la figura del entrenador", manifiesta.

Eso no le impide seguir pendiente de lo que pasa en un deporte que crea nuevas rivalidades, como la que Estados Unidos tiene ahora con España. Ambas se vieron las caras en los octavos de final del Mundial y las de Jorge Vilda dieron la cara.

"Realmente, no me sorprendió mucho por la cultura y los valores que han acompañado a España y la pasión que el país tiene por este deporte. Es solo cuestión de tiempo que se manifieste en cuestión del fútbol femenino", apunta.

"Son, claramente, un equipo tremendo y ahora ya han participado en un par de Copas del Mundo. Es un equipo contra el que es muy divertido jugar. Te generan gran cantidad de retos y creo que tenemos una buena y sana rivalidad con ellas", agrega.

Ahora coincidirán en la SheBelieves Cup junto a Japón e Inglaterra: "Creo que es fantástico que España compita y sea invitada a torneos como este. Creo que será un escaparate, con cuatro de los mejores equipos del mundo. Será impresionante".

"Creo que en Europa, en general, el fútbol femenino tiene un gran respaldo en cuestión de los equipos y las ligas locales. La gente se está enamorando del fútbol femenino allí. Creo que España, entre otra gran cantidad de países, pueden ganar un gran torneo. Va a ser apasionante ver las Eurocopas de aquí en adelante, tengo ganas de ver cómo se desarrollan", señala.

Carlos Mateos Gil

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS