Connect with us

Futbol Internacional

Los problemas económicos de la COVID-19 golpean al fútbol uruguayo

Montevideo, 29 mar (EFE).- Los problemas económicos generados por la llegada del coronavirus COVID-19 sacudieron a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), en la que la mayoría de sus funcionarios, entre ellos el seleccionador Óscar Washington Tabárez, fueron enviados al seguro de paro, que ya recibió en el país unas 70.000 solicitudes.

Gastón Tealdi, vicepresidente de la AUF, dijo a Efe que la medida fue tomada "con carácter general" y que solo dejó fuera a un pequeño grupo de trabajadores de las áreas de Tesorería, Comunicación y Marketing que redujeron su jornada a la mitad y que asegurarán el funcionamiento del ente rector del fútbol.

MEDIDAS PARA EL FÚTBOL

Debido a la crisis, tanto Tabárez, de 73 años, como su cuerpo técnico, y los entrenadores y ayudantes de las selecciones juveniles, de fútbol femenino, sala y playa, así como otros funcionarios, deberán ampararse en el seguro que gestiona el Banco de Previsión Social de Uruguay (BPS).

Además, Tealdi detalló que la AUF llevó a cabo una gestión con la Secretaría Nacional del Deporte (SND), que a su vez tratará el tema con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), para "tratar de contemplar" los casos de las personas que por la cantidad de jornales trabajados no tienen derecho al seguro de paro.

"Lo que nosotros estamos planteando es que de alguna forma se logre flexibilizar el ingreso a la cobertura y en el caso de que no lleguen a los jornales mínimos requeridos igualmente se le otorgue la prestación, proporcionalmente al tiempo de aporte que tienen", apuntó Tealdi.

Por otro lado, remarcó que estas medidas son "dolorosas de tomar", pero que debieron hacerlo para preservar "la estabilidad institucional, patrimonial y financiera de la AUF".

"Entendemos que es la manera de asegurar la fuente de trabajo para todos quienes de alguna manera que trabajan en la AUF que son nada menos que 400 funcionarios", concluyó.

MEDIDAS EN EL PAÍS

Con una emergencia sanitaria decretada al pasado 13 de marzo, Uruguay vive estos días con problemas tanto con lo económico como en lo laboral.

Por ello, el Gobierno encabezado por Luis Lacalle Pou debió tomar determinadas medidas para ayudar a los trabajadores, quienes ya ingresaron ante el BPS unas 70.000 solicitudes para ampararse en el seguro de paro, de las cuales unas 5.000 son por despidos.

Pablo Mieres, ministro de Trabajo y Seguridad Social, dialogó con Efe y explicó las principales acciones llevadas a cabo desde su cartera.

Una de estas es que quienes deben cumplir con la cuarentena obligatoria están amparados por el subsidio por enfermedad, lo mismo que sucede con los mayores de 65 años que deben quedarse en su casa.

Además, se votó una ley por la que todos los trabajadores de la salud, médicos y no médicos, en relación de dependencia del sector privado en caso de que se contagien atendiendo personas con coronavirus se les va a aplicar el seguro por enfermedad profesional, que implica una cobertura del 100 % del salario.

Por otra parte, Mieres explicó que también se creó un régimen de seguro de paro parcial para que los empleadores puedan enviar a los trabajadores al seguro por fracciones de tiempo menores a un mes y que también lo puedan hacer por medio horario.

En estos casos, el empleador paga un 50 % del salario, mientras que el BPS abona otro 25 %.

"Esto es excepcional, tiene una duración de 30 días, es decir hasta el 18 de abril, pero si esto no revierte obviamente que la voluntad es extenderlo", apostilló el titular de la cartera.

Finalmente, Mieres señaló que el Gobierno tiene en carpeta medidas para empresas unipersonales que por su forma jurídica no tienen cobertura de seguro de paro.

Estas son las principales medidas a nivel laboral en Uruguay, país que suma 304 casos de COVID-19 y que este sábado registró el primer fallecido por esta enfermedad.

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS