Connect with us

Futbol Internacional

Navarro Montoya: "El fútbol es impredecible, en el mejor momento argentino, llegó el golazo de Colombia"

Buenos Aires, 16 jun (EFE).-Argentina y Colombia llegaban a la Copa America en un proceso de reconstrucción similar, aunque no igual, Queiroz mantuvo a la mayoría de los futbolistas de la era Pekerman y Scaloni transita una renovación más profunda y su proceso tiene una sensación de provisional que dificulta mirar un futuro muy lejano.

Colombia diseñó una estrategia para neutralizar la zona de gestación de Argentina, achicó espacios en ese lugar, eliminó las líneas de pases a espaldas de sus medios y jugó lejos de Ospina, todo esto lo hizo con efectividad durante 75 minutos del partido, maniatando y neutralizando al equipo de Scaloni, que incluyó a Guido Martínez para equilibrar esta lucha en el medio campo, pero el fútbol no es matemática y la igualdad numérica de hombres en esa zona, debilitó la gestación del juego en Argentina porque Lo Celso jugó muchísimo más por afuera que por dentro , un lugar incómodo para sus virtudes, lo alejó del lugar donde mejor juega y de sus socios naturales, Paredes y Messi, entonces todo le quedaba muy lejos a la Argentina, Di Maria aislado, Aguero siempre en inferioridad numérica, entonces Argentina fue un equipo inconexo, inocuo y que salvo alguna acción de Messi, jamás tuvo audacia individual para quebrar e incomodar a Colombia.

El segundo tiempo comenzó diferente, Argentina adelantó sus líneas, los laterales comenzaron a jugar más alto, De Paul revitalizó al equipo con su audacia, Lo Celso aún incómodo y Paredes comenzaron a jugar a espaldas de los volantes del rival y entonces Messi comenzó a tener socios y opciones de pase, se conectó el equipo y entonces se vio lo mejor de Argentina y lo mejor de Ospina.

El fútbol es impredecible, en el mejor momento argentino, llegó el golazo de Colombia y cómo todo equipo que tiene las bases débiles y los cimientos en construcción, ante el primer golpe, se derrumbó y volvió a ser el equipo inofensivo, previsible, sin audacia, confuso, como la decisión de Scaloni de reemplazar a Sergio Aguero y lineal del primer tiempo, solo Messi generaba esperanza, la cual duró hasta el segundo gol de Colombia, lapidario y final para un equipo que comenzó de la peor manera, en el juego y en el resultado, esta Copa America.

Colombia no fue superior a la Argentina nítidamente, el partido fue parejo, pero neutralizó a su rival, minimizó las virtudes de Argentina y se potenció a partir de las sensaciones que le generaba el partido, a donde Colombia fue superior, fue en las áreas, sobre todo en la ajena y ese es un argumento determinante para entender y comprender por qué el festejo es de Colombia.

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS