Connect with us

Futbol Internacional

¿Podrá Martina Voss-Tecklenburg despertar al gigante?

Valenciennes, 10 jun (EFE).- Cualquier selección europea perdería la comparación con Alemania atendiendo en exclusiva a su tradición e historia. Ocho títulos continentales, dos mundialistas y un oro olímpico adornan el historial de un combinado del que no se discute su condición de potencia en el entorno del fútbol femenino, si bien en la última época se advierten más de un titubeo.

Tres entrenadores se cuentan desde el adiós de la laureada Silvia Neid tras la exitosa cita olímpica de Río 2016.

El cambio de estilo pretendido por su sucesora, Steffi Jones, no cuajó. En la Eurocopa de 2017, tras haber sostenido su reinado en el continente de manera ininterrumpida desde 1995, Alemania entregó su corona en cuartos de final. Perdió ante Dinamarca.

A ese revés le siguió el injustificable tropiezo ante la escuadra islandesa en la fase de clasificación para el Mundial de Francia. El 20 de octubre de 2017, la 'Die Nationalelf' escribió una página negra en su historia al perder por 2-3.

Ese resultado significó su primera derrota en la ronda clasificatoria desde 1998 -cuando cayó en Noruega- y la primera como anfitriona después de 24 victorias como local.

La destitución de Steffi Jones se produjo meses después, con la nefasta She Believes Cup como detonante. De manera interina, Horst Hrubesch socorrió al equipo, promovió su rejuvenecimiento y solventó su clasificación para el Mundial de Francia. Tal y como estaba previsto, a finales del pasado año se jubiló.

Campeona en 2003 con Tina Theune-Meyer y en 2007 con Silvia Neid, la selección alemana perseguirá la gloria en suelo galo bajo la dirección de Martina Voss-Tecklenburg. Cumplido su ciclo en Suiza, la exfutbolista asumió el mando sabiendo que la exigencia es máxima.

"Estoy ante un desafío ilusionante", expuso en su presentación como seleccionadora germana el pasado 30 de noviembre.

En esa misma rueda de prensa, huyendo del conformismo, plasmó su deseo de "ganar trofeos", aunque admitió que el primer gran torneo le llega demasiado "pronto".

Su naciente proyecto se puso en marcha el 14 de enero, en el municipio malagueño de Marbella. Ahí reunió Martina Voss-Tecklenburg a 30 futbolistas. Dio la alternativa por primera vez en el combinado absoluto a las jóvenes Klara Bühl y Lena Oberdorf, mezclando su inexperiencia con el talento de Dzsenifer Marozsan y la veteranía de Alexandra Popp, a la que años atrás había entrenado en Duisburgo.

"Martina es muy importante en mi carrera", expuso la atacante del VfL Wolfsburgo en declaraciones facilitadas por la Federación Alemana de Fútbol (DFB). "Me ha modelado en el momento oportuno. Recuerdo que era muy enérgica. En eso no ha cambiado", añadió.

Como internacional absoluta, Martina Voss -así se la conocía hasta su boda con el empresario Hermann Tecklenburg- ganó cuatro títulos continentales con el combinado germano.

Como entrenadora, se ve igualmente avalada.

En 2009 condujo al Duisburgo al cetro europeo tras derrotar al Zvezda-2005 en la final de la UEFA Women's Cup, la actual Liga de Campeones, por un global de 7-1. En 2015, guió a la selección de Suiza a su primera Copa del Mundo.

"Allí era un éxito participar en un Mundial. En Alemania queremos volver a la cima del mundo", convino Voss-Tecklenburg.

Consciente de que "la tarea es desafiante", tiene claro su libreto: "Las jugadoras deben ser valientes y estar seguras de sí mismas. Yo defiendo el fútbol ofensivo y atractivo".

A la "valentía" apeló, precisamente, en el descanso del partido ante la selección de China, en su estreno en la Copa del Mundo.

Emergió tras la pausa la joven Giulia Gwinn, a quien sus padres siguen en Francia en autocaravana, para resolver el primer triunfo de Alemania (1-0) en el certamen. Inmediatamente, descubrió el impacto de su gol. Pasó de contar 18.000 seguidores en Instagram a sumar más de 50.000. La cifra crecerá de manera exponencial, de acuerdo con los pasos que dé en el torneo esta remozada Alemania.

El proyecto de Martina Voss-Tecklenburg arranca en un escenario donde la crítica es tremendamente impaciente, aunque ella ya superó las amistosas pruebas ante Francia (0-1), Suecia (2-1) y Chile (2-0). También empató ante Japón (2-2) en su escaso rodaje para el Mundial de Francia.

Lucía Santiago

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS