Connect with us

Futbol Internacional

Un año después, la misma situación

Madrid, 24 feb (EFE).- El Real Madrid regresa al mal recuerdo del año pasado, protagonizando justo doce meses después la misma situación, con su temporada en juego en una semana decisiva con duelo europeo y clásico ante el Barcelona, que provocó un año sin títulos grandes con Santiago Solari.

La firmeza que exhibía el Real Madrid en un enero impecable, con pleno de triunfos y la conquista de la Supercopa de España, se ha desplomado en febrero. Nada hacía pensar que dos pinchazos consecutivos en LaLiga Santander, empate ante el Celta de Vigo y derrota frente al Levante, iban a traer a la memoria de los jugadores madridistas lo vivido hace doce meses.

"La semana que viene nos lo jugamos todo", aseguró con contundencia Zinedine Zidane tras caer en el Ciudad de Valencia y ceder el liderato liguero al Barcelona. El giro de los acontecimientos convierte en decisivo el clásico del domingo en el Santiago Bernabéu. El peligro de una derrota dejaría a cinco puntos de distancia al eterno enemigo, que serían seis con la diferencia de goles. El encuentro se ha convertido en una final.

El mensaje lo lanzó Zidane con la confianza que siempre le han trasladado sus jugadores en las grandes citas en las que todo se juega a una carta. Sin él en el banquillo desapareció. Hace un año llegaba a la fecha en el mejor momento de Solari en el banquillo. Cinco triunfos consecutivos por primera vez en la temporada hasta la visita al Camp Nou en las semifinales de Copa. Un empate de mérito que incluso supo a poco.

Siguió lanzado para derrotar al Ajax en su casa en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones y conquistar por primera vez el Wanda Metropolitano en el derbi madrileño. Llegaban grandes citas cuando algo se desconectó en la cabeza de los jugadores madridistas. La Liga, perdida desde navidades, fue el aviso. El Girona conquistó el Bernabéu y sacó a relucir unas carencias que se agravarían ante Ajax y Barcelona.

El equipo azulgrana dio la vuelta a la eliminatoria copera. El 0-3 fue un castigo durísimo al partido realizado por el Real Madrid, que se dejaba llevar en la maratón de clásicos y cedía en el de Liga tres días después. De nuevo ante su afición. Ya no era objetivo y las miradas estaban puestas en la Liga de Campeones. Todo, una vez más, a una carta en su competición fetiche y en esta ocasión le salió mal.

El Ajax se exhibió en el Bernabéu en una noche que jamás olvidará. Tampoco Solari que quedó sentenciado. El 1-4 representó el final de temporada a inicios de marzo. Quedaban largos meses sin nada en juego por delante. Solo el regreso de Zinedine Zidane cambió el humor de un aficionado acostumbrado a celebrar títulos cada temporada que encajaba un año en blanco.

El destino pone al segundo técnico más laureado de la historia del Real Madrid, la misma prueba que hace un año. Eliminado de Copa del Rey por los cuatro goles de la Real Sociedad que hicieron recordar la inestabilidad del pasado. Síntomas que no cambiaron ante el Celta, con remontada y un castigo a un final en el que se dejó llevar.

Mayor aún fue el del Levante, que le derrotó en su única llegada y sacó a relucir la falta de pegada del equipo blanco en cuanto a Karim Benzema se le apaga la luz. Manchester City y Barcelona, dos de los equipos más grandes de Europa, son un examen a la temporada del Real Madrid que no quiere que reaparezcan los fantasmas de hace meses. EFE

rmm/lm

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS