Connect with us

Tenis

Thiem rompe a Djokovic para desafiar de nuevo a Nadal

Luis Miguel Pascual

París, 8 jun (EFE).- Las semifinales perfectas, que midieron en Roland Garros a los cuatro mejores del ránking, no se tradujeron en la final perfecta. El número uno, el serbio Novak Djokovic, cayó ante el 4, el austríaco Dominic Thiem, que demostró su capacidad de elevar su nivel en arcilla y desafiará este domingo al español Rafael Nadal, segundo del ránking y once veces ganador en París.

Lo hizo al término de una semifinal épica, marcada por las condiciones de la tierra batida, pero también del cielo, la lluvia que obligó a tres suspensiones, una de ellas tan larga que extendió el partido a dos días, para terminar, en cinco sets, 6-2, 3-6, 7-5, 5-7 y 7-5.

A sus 25 años, Thiem se apuntó un triunfo de mérito, logrado ante el mejor tenista del momento, su primera victoria a cinco sets en Roland Garros, torneo en el que en los últimos cuatro años ha alcanzado, al menos, las semifinales.

Era el Ringo Starr entre los tres tenistas más laureados de la historia, el convidado de piedra entre tres jugadores que acumulan 52 grandes.

Aunque estuvo siempre con ventaja, no dejó el austríaco de sentir la amenaza del serbio, crispado e incómodo por el viento, pero al acecho desde su condición de número uno. Al borde del abismo en varias ocasiones, Djokovic regresó con más fuerza tras cada uno de los parones por la lluvia, lo que hacía tambalearse la moral de Thiem.

Pero el austríaco resistió como un titán. Se marchó con ventaja la víspera, 3-1 y servicio en el segundo set, y de nuevo con la interrupción de este sábado, de hora y diez minutos, cuando acababa de desperdiciar una bola para ponerse 5-1 en el quinto.

Se enganchó el serbio de nuevo, tras remontar dos bolas de partido y empatar a 5. Pero ahí acabó su resistencia. Thiem acabó por doblegarle en busca de su segunda final consecutiva.

El rostro del serbio denotaba toda la rabia acumulada. Era su primera derrota en un grande en un año, en el mismo escenario donde el italiano Marco Cecchinato le apartó en cuartos de final del pasado Roland Garros. Desde entonces, había firmado una serie de 26 triunfos que le colocaban en posición de encadenar los cuatro grandes por segunda vez en su carrera.

Pero Djokovic volvió a tropezar en un torneo que está suponiendo una mácula en su expediente, casi impoluto en otras latitudes. Solo ha ganado en París una vez, en 2016, y ha perdido tres finales, dos contra Nadal y una ante el suizo Stan Wawrinka.

Todo lo contrario que un Thiem que está firmando sobre la tierra batida de París sus mejores éxitos.

Contra Nadal tendrá que firmar otra gesta, un día después de haberlo hecho ante el número uno del ránking.

El austríaco viene de hacerlo en las semifinales de Barcelona, donde le venció por cuarta vez sobre tierra batida y se convirtió en el segundo jugador que le gana más de tres veces en esa superficie, después de Djokovic.

Pero aquel era otro Nadal. El español comenzó en aquel torneo la recuperación que le ha llevado a presentarse en París en las mejores condiciones, con la victoria en Roma en medio.

Además, el clima se ha puesto del lado del español, que ha podido mantener su programa mientras ha visto cómo Thiem lo tenía que adaptar a la lluvia. Se suspendió su partido de cuartos el miércoles, lo que le obligó a jugar el jueves. El viernes comenzó su duelo contra Djokovic que no acabó hasta el sábado.

Este domingo será su cuarto día consecutivo de competición, pero el austríaco restó importancia a la fatiga.

"Físicamente me encuentro bien. Estos dos días han sido duros, pero me encuentro bien. Tengo mucha adrenalina y mañana durará. No estoy cansado, podré descansar tras el torneo. Mañana lo voy a dar todo", señaló.

Tampoco Nadal consideró que la fatiga sea un factor a tener en cuenta.

"Su partido contra Djokovic ha durado 4 horas pero se ha repartido en dos días, no creo que sea una ventaja para mí", dijo el español, que se entrenó durante una hora mientras el austríaco peleaba contra el serbio.

Nadal persigue su duodécimo título en París, una cifra que nadie ha acumulado en un mismo grande. El español nunca ha perdido una final en Roland Garros, donde solo ha cedido dos derrotas.

Será su cuarto duelo contra Thiem en su torneo favorito, en el que el austríaco no ha conseguido ganarle un set. EFE

Clic aquí para comentar

    Deja tu comentario

    Publicidad
    Publicidad

    Te puede gustar

    Publicidad

    Más noticias en COS